Cuando el amor se acaba

Muchas veces las parejas terminan y no porque ninguno de los 2 sea un miserable sino porque cuando el amor se acaba, no hay tutela y sí el amor no es eterno, pero que sí que lo son otras muchas cosas, como el cariño, el respeto y los planes futuros (mayormente personales).

Pero qué pasa cuando esos planes de futuro empiezan a suponer que uno de los dos se aburre muchísimo en la relación?????. Las personas en esencia no cambian está claro, pero sí que siempre evolucionan, y es en ese distanciamiento que se produce al evolucionar de manera diferente cuando surge el gran dilema universal, que no es elegir entre pizza o hamburguesa o cuando darse la vuelta cuando estás tomando el sol, es: ¿Cómo voy a hacer esto a una persona tan maravillosa?

Llegados a este punto hay que aclarar que este dilema universal solo lo tiene la gente con valores, gente que merece la pena

Chica Cuando el amor se acaba

Chica Cuando el amor se acaba

porque la forma de actuar frente al desamor clasifica a las personas en tres tipos:

1. Cobardes con valores. Lo asumen, lo aceptan y se joden. Es temporal en realidad son un tipo 2 que les falta tiempo.

2. Cobardes sin valores. Se callan, hacen como si nada y follan con otros/-as. Este tipo de personas son de cuidado, gente de la que hay que huir incluso como colegas, no respetan nada y tarde o temprano te la jugarán.

3. Gente con valores. Básicamente te quieres morir todo el rato porque no entiendes qué ha pasado para no amar a alguien tan maravilloso pero es así, no le amas y cuando crees que sí porque pasas del sí le quiero al no le quiero como mil millones de veces cada dos minutos y medio aproximadamente. No son dudas, es miedo, si señores es lo que tiene ser mortal (si has tenido que pensar si le quieres, no le quieres) así que ojito.

Pues bien gente 3, el desamor como la depilación con cera, mejor del tirón. Prolongarlo solo conseguirá un desgaste emocional tremendo de ambos, porque una cosa os voy a decir, cuando se está con alguien “por pena” SE NOTA. Se nota que estás perdiendo a la persona que amas y esto lleva a conversaciones infinitas que no solucionan nada porque cuesta decir el “no te quiero” a quien te mira con ojos de “si me dejas me muero”. Pero ante el desamor hay que dejar  ir sí o sí, porque él/ella se merece quien lo ame y tú mereces amar. No hay más.

 

*Aclaración, el cuento ese de siempre del más me duele a mí que ti, es eso, un cuento y una mentira como un catedral. En fin: que ser buenas personas no os impida nunca ser feliz, os lo suplico.

FIN.