¿Qué coño nos pasa? Vamos a una cita y salimos así como que ilusionadillas no? Jajajaja creo que el tanto buscar o esperar a que llegue ese alguien nos hace enloquecer, ilusionarse muy rápido puede que nos lleve a una caída aún peor.

Lo de no ILUSIONARSE es lo primero que pensamos, es lo primero que le decimos a nuestras amigas y lo primero que nos decimos a nosotras mismas. No te ilusiones. Hace unos días le comentaba a una amiga mía que me cuente como le estaba yendo con un tío con el que empezó a salir. Me dijo que todo estaba perfecto, que él era muy lindo, que se llevaban bien, que la pasaban increíble juntos y después me tiró esta frase: Pero no me quiero ilusionar.

¿Porque? ¿Porque no te quieres ilusionar? le pregunte. Y me dijo que ilusionarse la llevaría a sufrir más cuando la cosa no funcione. A mi parecer ilusionarse es parte del encanto de empezar a salir con alguien o de que simplemente te guste alguien. Creo que si no nos ilusionamos, aunque sea un poco, perdemos toda esperanza, nos convertimos en personas cínicas que no creen en el encanto de las cosas.

Ahora bien, tampoco es que me siento aquí hoy, a recomendarles que vivamos de ilusiones. Tampoco va por ese lado. Nada en extremo es bueno, me dijo mi madre alguna vez que era bueno tener pequeñas ilusiones, dejarnos llevar por ellas y así accionar (siempre de forma prudente), pero lo que no está bien, es ilusionarnos con algo inexistente, porque creo que al final la decepción de que no se cumpla sí nos duele más. Entonces, a lo que voy es: no nos convenzamos a nosotros mismos de no ilusionarnos de vez en cuando.

Yo creo que la ilusión es parte de lo que nos ayuda a que las cosas funcionen, la ilusión de algo más nos prende esa chispa y nos lleva a esforzarnos por más. Cambio de título: Ilusiónense un poco.

Ahora me estoy dando un STOP para tomarme las cosas con calma, ver hasta donde se llega, creo que no nos debemos crear ciertos ideales, ni eufemismo, simplemente conocer y dejar que la vida nos sorprenda con aquello que quiera darnos, eso sí, teniendo en claro aquello que NO queremos, porque lo que queremos puede cambiar en cualquier Instante.

Os dejo esta frase: Si te haces llamar princesa que no se te haga extraño que siempre te vengan con cuento. FIN.