motivos por los que un hombre se va para no volver

En el mundo de las relaciones nos podemos encontrar de todo, desde rollos de una noche a noviazgos que duran más que Ahora Caigo, pero en medio de todo esto, hay un espécimen de sobra conocido para muchas mujeres: el ex que desaparece.

Este individuo es el que un día decide salir de tu vida sin dar más señales, pasando de tus llamadas y borrándote o no de sus redes sociales, dejándote con la preocupación de si seguirá vivo o habrá sido abducido por los extraterrestres para experimentar con él. Pero la realidad es otra, y son varios los motivos por los que un hombre se va para no volver y darán pie a diferentes situaciones con las que más de una se sentirá identificada:

1. El que no estaba muerto, estaba de parranda.

Mientras tú te comes la cabeza y miras el móvil esperando noticias suyas, él se está recorriendo todos los bares de la ciudad y sí su Facebook no te miente, lo está pasando en grande y ni se está acordando de ti. No temas por su hígado ni por su cartera, él es feliz así y tú más feliz sin él aunque ahora no te lo creas.

2. El que al final vuelve… pero con otra.

Pasas semanas sin saber de él, hasta que aparece presumiendo de chica nueva, que casualmente siempre es más delgada que tú y cae mejor a sus amigos y a su madre, dejándote con la autoestima por los suelos. Y no sólo eso, si estando contigo se negaba a dejar de fumar, ver películas románticas o acompañarte a los sitios que te gustaban y cualquier otra cosa que quisieras que cambiara, ahora hará eso y más con su novia nueva, y no, no le ha lavado el cerebro una secta. Simplemente contigo no quiso hacerlo.

2.1 El que se esconde de ti cuando te ve por la calle.

Un día vas paseando tan tranquila, cuando pillas un movimiento extraño por el rabillo del ojo y te encuentras con tu ex haciendo acrobacias varias para que no te des cuenta de que está ahí. En este caso siempre puedes decidir entre la opción de pasar de largo y reírte en tu casa recordándolo con tus amigas o buscar una confrontación de las que normalmente ninguno de los dos sale bien parado.

motivos por los que un hombre se va para no volver

4. El que siempre está ahí cuando las cosas te van bien

Cuando te pasa algo, desaparece de tu vista y hasta cambia de número de teléfono. No estuvo cuando te operaron de la rodilla, cuando se murió tu perro o cuando tenías un examen muy importante y no cabías en ti del estrés. Pero, ¡mira por donde! la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, y justo cuando has conseguido olvidarte de él y tu situación ha mejorado notablemente, recibes su llamada con el famoso “Ya me he enterado que te va bastante bien con tu nuevo trabajo, ¿quedamos?”.

5. El del post-coito.

Una vez la cosa ha pasado a mayores y finalmente has intimado con él, desaparece para no volver. O quién sabe, tal vez vuelva cada vez que tenga ganas de sexo, y en ese caso tendrás que decidir si quieres seguir con la situación de follamigos (o amigovios, palabreja nueva cortesía de la RAE), o si mereces algo más.

Una variante de este caso es el que se va cuando le dices que no quieres acostarte con él, haciendo buen uso del dicho “hay más peces en el mar”, así que olvídate de él y busca tú también otro pez que de verdad quiera estar contigo.

6. El que desaparece para siempre.

No te llama, te ha bloqueado de todas sus redes sociales y nadie de tu entorno sabe nada de él.

Si estás en un momento Bridget Jones y pensando seriamente en darte a la bebida para olvidar, piensa que eres una persona afortunada y no tienes que aguantar dramas, ya que lo peor no es que tu pareja se vaya sin despedirse, sino que se convierta en aquel que te destruya la vida.

7. El que NO SE VA NUNCA.

Siempre vuelve, y cada vez termina peor que la anterior. Te tiene enganchada y por mucho que cada vez que vuelva parezca que las cosas serán mejor, nunca lo son.

Lo mejor que puedes hacer por ti misma es darle un portazo definitivo y seguir adelante con tu vida, porque te lo mereces y sólo te necesitas a ti misma y a personas no tóxicas en tu entorno para ser feliz. FIN.

Consejo: Esta bien que de vez en cuando nos demos segundas oportunidades para no quedarnos con la duda, pero bien lo dice mi madre… Postales repetidas no llenan álbum y más hacia delante viven y siempre vivirán mejores vecinos. ¡Así que a vivir!