Buscar...
TOP
General Inspiración

Nadie es indispensable en esta vida

Nadie Es Indispensable En Esta Vida

Hace unos días hablaba con una amiga, que según sus creencia todo el mundo es dispensable, pero ella si que es indispensable, un poco retorico y rebuloso, pero al dejar su relación sus palabras fueron que nunca encontraria a alguien mejor que ella. Es mi amiga y la quiero muchisimo pero lamentablemente en mi opinión Nadie es indispensable en la vida de nadie, y es un grave error que cometemos todas, a la hora de creernos indispensable y no me fiero solo a lo personal en cuanto al amor, tambien es válido para el tema laboral y todo lo que puede conllevar. Nadie es indispensable en esta vida

Creo que debemos determinar que existe una gran diferencia entre ser indispensable y no ser descartable. En un articulo anterior comenté cómo todas las personas tienen su valor y por ese simple hecho no deben ser descartadas. Sin embargo, una cosa es que apreciemos a quienes nos rodean y otra muy distinta es que pensemos que no podemos vivir sin ellos.

El que alguien sea indispensable en nuestra vida significa que se ha convertido en un ser al que necesitamos y del que dependemos. El problema de las relaciones basadas en la necesidad es que se establece una dependencia por parte de la persona necesitada y puede llegar a volverse una obsesión. No querer estar sin la persona objeto de afecto ni un solo segundo. Llamarle, mandarle mensajes, aparecerse en su camino en plan acosadora, etc. Esto termina asfixiando a la otra persona y en lugar de “retenerla”, la alejamos.

Nadie Es Indispensable En Esta Vida2

Existen casos en los que nos aferramos a una persona y pensamos que es nuestro bote salvavidas. No la queremos soltar, porque creemos que sin ella no vamos a sobrevivir. En nuestra desesperación por evitar que se vaya, terminamos tomando medidas extremas que no sólo nos dañan a nosotras mismas, sino que también a los demás.

Entre las acciones desesperadas tenemos el caso de mujeres que para retener a un hombre, se embarazan. Pacientes que para obtener la atención que quieren de sus médicos, entran en crisis. Hombres que para que una mujer no los deje, se ponen de alfombra. Amigos que chantajean con contar secretos del otro si éste se va.

¿Para qué? ¿Por qué esforzarse tanto por mantener una relación o por buscar una relación con alguien que no quiere tenerla con nosotras? Es contradictorio e irónico que en ocasiones nos desvivimos por personas que ni siquiera se dan cuenta de que existimos, e ignoramos a aquellas que darían lo que fuera por nosotras.

¿Sabeis por qué os digo que nadie, absolutamente nadie es indispensable? Porque durante muchos años esa persona ni siquiera existía para nosotras, no había aparecido en nuestra vida y nosotras funcionábamos perfectamente, ¿o no? La persona llegó y por alguna razón nos enganchamos de ella y por eso pensamos que ya no podemos estar sin ella. Pero no es cierto. Os aseguro que si vosotras dejais ir a cualquiera que creen que es vital para vosotras, que en algunos casos incluso os decis que sin esa persona os vais a morir… ¡no os vais a morir! Vais a llorar unos días, vais a sentiros tristes por ya no tenerla, os va a doler, pero al cabo de unos días, unas semanas, unos meses o tal vez unos años, vais a seguir con vuestras vida, vais a seguir respirando. Entonces os vais a dar cuenta de que esa persona no era indispensable, de que vosotras podíais vivir sin ella.

Por otro lado, así como nadie debe ser indispensable para ti, también debes saber que tú no eres ni debes ser indispensable para nadie. ¿Sabes por qué? Porque entonces vas a estar generando una relación de dependencia hacia ti y esa persona va a querer y va a exigir que tú llenes sus vacíos emocionales. Y esa es una carga demasiado pesada y una responsabilidad que ninguna persona debe asumir por otra. Cada quien es responsable de su vida y de su felicidad. Tú no tienes que hacer feliz a nadie, así como nadie más tiene la tarea de hacerte feliz a ti.

Como os he dicho en otras ocasiones, no todas las personas llegan para quedarse a nuestra vida para siempre. Sin embargo, eso no quiere decir que sean descartables o que no sean importantes. No se trata de reemplazar a una persona por otra, sino de darle su propio valor a cada una. De saber que cuando una relación termina, no es porque creemos que esa persona no significa nada, sino porque así se dieron las circunstancias. La persona cumplió su misión en nuestra vida y el que el / ella se vaya no nos va a matar. Vamos a seguir viviendo y vamos a estar bien.

Por lo tanto, debemos aprender a establecer relaciones sanas, basadas en el amor, la comprensión y el respeto. Relaciones maduras en las que cada quién es responsable de su propia felicidad y son dos personas las que deciden compartir parte de sus vidas con otra, porque disfrutan la compañía de esa persona, no porque piensan que sin ella se mueren. Las relaciones sanas están basadas en el amor, y el amor es libre.

Fin.

 

Nadie es indispensable en esta vida

Soy muy fan de compartir todo lo bueno de la vida, así como también lo malo que hay en ella, soy de las que cree que contando tus vivencias el resto puede aprender de lo bueno y de lo malo que hayas vivido, al final nos ayudamos todos, que es lo realmente importante.

«

»

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sígueme en @estefmendoza

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies